Buscar
  • julianaguilar18

Cómo enseñar a mi perro a hacer sus necesidades


Saber cómo educar a un cachorro para ir al baño en el lugar adecuado, puede ser una tarea difícil y que requiera mucho tiempo y paciencia. Recuerda que ellos están aprendiendo a conocer el mundo, y hacer sus necesidades es un acto natural e inconsciente.

Es esencial para proporcionarle un área adecuada y enseñarle a través de la repetición y el refuerzo positivo. Para facilitar esta tarea existe la sabanilla o tapete de entrenamiento, que es un rectángulo de material muy absorbente en formato desechable o reutilizable.

Pasos a seguir
Escoge un lugar

El lugar que designes debe ser apropiado al tamaño de tu perro y estar fuera de los puntos de alto tráfico en tu hogar, como los pasillos. A veces los perros eligen su propio lugar, volviendo con frecuencia para hacer sus necesidades. En estos casos es recomendable establecer esta área como baño, siempre y cuando no entorpezca el flujo de la casa o jardín y que sea un lugar diferente al que ocupamos para alimentarlo.

Mantén el área limpia

Es importante mantener el tapete de entrenamiento y sus alrededores limpios. Sin embargo, sobre todo en la etapa inicial, se recomienda que la sabanilla mantenga un poco de orina para acostumbrar a tus mascotas a usar ese lugar como baño y no otro.

Utiliza un comando

Entrenar mediante un comando es una de las maneras más fáciles de establecer en un punto único para ser usado como baño. Lleva al perro al lugar escogido, y di la palabra clave. Luego manténlo allí hasta que orine o defeque, recompensándolo al terminar.

Restringe el espacio de tu mascota hasta que utilice la sabanilla

Cada cierto tiempo es recomendable que mantengas a tu perro en la zona del baño y que lo dejes libre cuando haya hecho sus necesidades. La mejor forma es que armes un corral alrededor de su sabanilla, con espacio suficiente para que no se sienta incómodo, así evitarás usar una correa.

Recompensa su buen comportamiento

Un punto primordial sobre cómo educar a un cachorro, es establecer un sistema de recompensas. Cada vez que utilice el tapete de entrenamiento hay que premiarlo y darle tiempo para que juegue libremente.

Presta atención a su lenguaje corporal

Durante los tiempos de juego asegúrate de supervisar a tu mascota. Su lenguaje corporal es muy importante porque existen señales claras de que está a punto de ir al baño, como dar pasos marcados, girar y olfatear. Si tu perro tiene estas actitudes fuera de la zona escogida, dirígelo hacia ella hasta que haga sus necesidades.

Lidia con los accidentes

Si tu perro orina o defeca fuera de su sitio asegúrate de limpiarlo rápidamente, procurando eliminar todo rastro del olor. No lo castigues con regaños o golpes, debes mantener este incidente con bajo perfil y solamente entrarlo a la casa en caso de que esté jugando en el jardín, o ponerlo en el corral que armaste en su zona de baño.

Las sabanillas protegen tu piso de las manchas de orina, simplifican la limpieza, y ayudan a tu cachorro a educarse. También son excelentes cuando hace mucho frío y tu mascota no puede salir a hacer sus necesidades, y para perros con problemas de incontinencia.

¡Prueba las sabanillas y verás cuán fácil se vuelve la tarea de entrenar a tu cachorro!


0 vistas
logo_chao_pipi.png
Correo_Chao_pipi.png
whatsapp_Chao_pipi.png
whatsapp_Blanco_Chao_pipi.png
Correo_Blanco_Chao_pipi.png

Las Dalias 2773. Macul. Santiago. Chile

© Todos los derechos reservados.